martes, 29 de enero de 2019

Si no puedes

Si no puedes mirar a una mujer a la cara a causa de su escote... es violencia. Si precisas girar tu rostro en la calle para sacar radiografías de traseros eso es violencia. Si no puedes enfrentarte a la violencia sin permiso de tu intelecto... Eso es violento. Si no puedes lidiar con la realidad de que jamás se fijaría en vos por tu cara o tu cuerpo... Eso es triste. Si no entiendes la simpleza de un "NO", eso es violencia. Si necesitas penetrar un cuerpo para sentirte completo... Eso es violencia. Si necesitas usar palabras como luchona o puta para nombrar a una dama, eso es muy violento. Si estás en contra del aborto...pero dejaste a una mujer o a sus hijos sin comida después de utilizarla... Eso es violencia. Violencias hay muchas. Una cachetada o una violación son sólo simples principios básicos de lo que es violencia. Hay trompadas mortales menos violentas.

sábado, 2 de junio de 2018

¿Por qué me amas?

¿Por qué me amas?, preguntó ella. Porque si, el respondió. Pero ¿por qué? Porque si, repitió. Ella lo miró y su mirada penetrante lo volvió a interpelar. Te amo porque quiero, le dijo el, porque me encapriché con vos. Porque sos mía ahora y siempre, desde cuando te creé en mi mente, en mi inconsciente, y te traje a la vida, porque eres especialmente mía y hermosa, tú, la niña de mis ojos. <3 p="">

lunes, 21 de mayo de 2018

La muñeca

Ella siempre está caliente. O por lo menos, tibia. Tiene los ojos más grandes y azules que jamás hayas visto. Su pelo es sedoso y oscuro. Su nariz de azúcar,  recta, perfecta. Sus labios rojos rellenos.
Su cuello es larguito, pero no mucho ni poco, es…perfecto,  espectacular e impoluto como todo lo demás en ella, armonía y belleza. Como dos gacelas sus senos redondeados con la pendiente justa. Ni un ápice de error.

Su cintura, de escasos 60 centímetros de diámetro, era en armonía también. Sus caderas acorde al resto,  redondeadas. Sus muslos, comparables a dos jarrones tallados a mano. También sus rodillas eran hermosas,  sus pantorrillas armonizaban con sus diminutos tobillos. Sus pies eran hermosos.
Su aliento olía a manzanas. Siempre.  Era,  literalmente,  una muñeca. Podías estrujarla, mecerla. Besarla,  e incluso romperla. Pero nunca iba a hablarte. Nunca se iba a quejar. Porque era una muñeca.

sábado, 31 de marzo de 2018

Tiempo

De pronto, uno se da cuenta que tiene el alma encadenada al tiempo. De pronto se da cuenta...que lo que somos sin lo que fuimos no sería para nada posible. De pronto esos días perdidos no están perdidos. La vida, el tiempo, esa inenarrable sensación de continua agonía...esperamos que termine la clase para salir al recreo, esperamos que termine la semana para que llegue el finde, esperamos que lleguen las vacaciones para poder descansar una o dos semanas y volver al trajin. Verdaderamente somos una raza miserable. Una raza que no pide nacer, no sabe vivir y no quiere morir. Una raza que vive a base de premios y castigos, que creen en algo (lo que sea). Somos esa raza...que corren detrás de un billete como un burro detrás de una zanahoria colgada en su cabeza, que pende frente a sus ojos. Al crecer y darnos cuenta de que la juventud no es eterna... caemos en la cuenta de que algún día nos jubilaremos y podremos tener una existencia reposada...pero el reposo no existe en una mente contaminada de que dirán. En todo caso, el reposo no existe. A veces levantamos la vista al cielo con ojos lluviosos cansados...y pensamos que algo existe. Será bueno? será malo? Creemos, más no sabemos. Será que no el importamos? Existirá? Tal vez solo es un genio malvado riéndose de una raza miserable. Pero no. El es el que Es, el que Fue, El que será. El que llama a las aguas de los abismos, el hace latir el Seol y obliga a los volcanes a escupir lava sobre las personas, que huyen como hormigas despavoridas. Es quien derrama del cielo la tempestad, la calma, el amor, la vida, a mansalva. Muerte...si, hay, maldad, de acuerdo. Pero fuimos creados con eternidad en nuestro corazón, para bien o para mal, gritará la eternidad sobre los huesos o los espíritus contristados. Saborear un ocaso, un café caliente, las rodillas lastimadas de caernos al suelo...eso es la vida. Es eso que pasa mientras dormimos, eso que pasa mientras soñamos, mientras desgarramos nuestra alma y dejamos el miedo de lado para patinar hasta que podamos o hasta que nos quebremos, con salud, una pierna. No importa. Es ese salto al vacío, el viento despeinándonos. La luna sobre el río...eso...lo que pasa mientras nuestra alma duerme. Lo que perdemos al dormirnos eternamente. La vida es eso, un chispazo, un soplo, una sonrisa. Después la eternidad. Sabemos que hay eternidad. Lo sabemos...

jueves, 22 de marzo de 2018

Sol y Luna

Como el Sol y la Luna, en el cielo altas, bellas, increíblemente suyas. Como la luz, como la luz del día, como la Luz de la noche, como la luz de un lucero, más que la luz de un farol, más que la aurora, más que la belleza desparramada en el viento, más que el amor que nunca deja de ser, incluso, es más, más que lo bello contra lo no tan bello. Eternas, etéreas, dulces, suaves. Como el amor. Como ella, como Caro y como Omar. Bienvenidas a la vida. Desde hoy y para siempre.

miércoles, 21 de marzo de 2018

Me duele un lápiz

Me duele un lápiz. En todo el cuerpo. Me duele. Me arde su carbonilla desparramada en mis manos. Quisiera poder dejar de dolerme el lápiz. Y hoy lo voy a hacer. Listo. Adiós, lápiz malévolo. Mi notebook ocupará tu lugar. Te extrañaré, lo reconozco, pero al fin y al cabo, de amor, nadie ha muerto.

martes, 20 de marzo de 2018

GRITAN

Desde siempre, gritan. No saben hablar. Sólo pueden gritar. Gritan de frío, de hambre, de sueño, de dolor, de soledad. Gimen y claman, desde las profundidades y hasta la eternidad.
Gritan y lloran, molestan e importunan. Siempre lo harán. Mientras vivan, mientras mueran, siempre existirán. Nazcan o no nazcan, existirán.
Da igual que los desmembren, que les corten la garganta. Da lo mismo. Seguirán gritando, clamando, importunando, para siempre. Desde las profundidades del infierno, o desde el cénit de la bóveda celeste, gritarán.
Antes del tiempo, en el tiempo y después de los tiempos, patalearán.
Patalean sirios, palestinos, israelitas, patalean negros, amarillos, blancos y colorados.
Patalean, lloran, gritan e importunan nuestros niños. Por eso los matamos. Si es antes, bien, o después, bien; incluso muchas veces mientras tanto.
 Qué ironía...después de pataletas y llantos, se duermen un segundo. Para seguir gritando por la eternidad.